Publicidad

domingo, octubre 15, 2006

Primeras clases

Aquí ya han llegado los famosos ECTS, para unos es la reforma europea, pero para otros "es algo que no sirve ni para facilitarle la vida al alumno ni al profesor". ¡Toma! Pues esto consiste en que llega el profesor, te reparte el primer día dos folios de bibliografía y búscate la vida. Hay una hora de clase por asignatura a la semana, algo que no entiendo, porque son las mismas horas para las de 1'5 créditos que para las de 3. Y las de master son de hora y media tengan los créditos que tengan. Ir a clase es para que el profesor diga algo y según lo que tú has trabajado, por tu cuenta con la bibliografía, entres en debate. Veremos cómo me va.
Los lunes no hay clase, pero también abre la biblioteca más tarde que los demás días, será para descansar. Los martes entro a clase a las 10. Mi primera clase. Estaba yo unos diez minutos antes en la puerta, con el interés y la intriga de "cómo será mi primera vez". Dentro alguien hablaba, presté atención. Era una clase de lengua española, la profesora dictaba:
- Y venía con un pareo, pañuelo y baratijas. A ver, ¿cómo traduciríais pañuelo?
(alguien habla)
- Sí, puede ser mouchoir - el de los mocos-, pero aquí es foulard.

Y yo pensando, interesante el español para extranjeros.
Le preguntan por baratijas. "¿qué significa baratijas? Pues viene de bueno, bonito, barato, que es como un eslogan para ellos".
¿alguna duda más? Pues hasta la semana que viene.

¡Eso sí que era para entrar en debate!, pero no era mi clase.
Me decían que tendría las clases en español, de momento he tenido una en español peninsular, otra en español de Colombia y lo demás en francés, aunque alguno tenía su puntillo de español: como dicen en España "hay que ganarse los garbanzos". También hay una que no vino y no sé como será.
Lo que también llama la atención son las fichas. Recortas medio folio y escribes, da igual horizontal, vertical... y el profesor se lleva un montón de papeles sin ningún orden; lo más normal sería perderlo. Lo que piden todos es el email. Una dijo, "prometo no abusar"; y yo pensando, no será para tanto. Recibí un correo de un profesor a las 12 de la noche diciendo que esperaba que no hayamos ido a comprar el libro porque no está disponible, que el martes vemos qué solución se toma. Yo encontré el libro...

Se supone que los ETCS sirven para facilitar el reconocimiento en los intercambios europeos. Ja
Puede ser, pero en mi caso, vengo de hacer Filología Hispánica a Lenguas Modernas. En mi curso hay dos obligatorias "Made in Facultad de Murcia", no hay nada parecido. No me convalidan dos. Había una asignatura (y su segunda parte) que me podría haber servido. Llegué a clase y me dijo la profesora, ¿erasmus?. Yo, si. ¿Qué haces aquí? Supuse que sería contarles a todos que mi carrera en España es diferente que tengo que cursar asignaturas de diferentes cursos, bla bla... y me dice: No, ¿qué haces en esta clase?
Marga verde con puntos lilas, y sigue en plan personajillo que inspiró la figura de Saturnino Apolo, es una asignatura muy dificil, en francés, con examen en francés, una terminología muy específica de gramática... Interrumpo, defendiendo que los términos me los puedo estudiar. Sigue ella, no, es que no lo vas a saber hacer. Ya el año pasado le dije a los Erasmus que no eligiesen esta asignatura. No has venido para tirarte el año sufriendo. Me dijo, en fino, que me iba a suspender.
No fue borde sólo conmigo, repartió unos textos sin decir qué hacer. Le pregunta a una chica la diferencia en el texto entre ser y estar, empieza ella, pues primero la persona, género, modo... y dice ella, ¿pero qué mas? Nadie sabía que hacer.
No me convalidan, las haré en septiembre. Ahora me cojo lo que me interesa.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Anda Anda anda, no te quejes de los ETCS, que son eso el profesor dice algo, por ejemplo los artículos son: el, la, etc,etc, buenos dias y hasta la semana que biene.

jeje, a ver si mi proyecto que en cartagena son 6 messes puteao, me lo ventilo con algo que equivalga a 5 ECTS, espero aprovecharlos po lo menos.

besos

Sta. Mondéjar dijo...

Javier, has firmado tu sentencia. Aunque tu vengas y no tengas clase, a mi me llamas para tomarnos un café. No para contarme penas y preguntar cómo lo he solucionado yo.